1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://consejosamor.about.com/od/Romperconlapareja/a/Eres-Una-Mujer-Que-Ama-Demasiado.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

You can opt-out at any time. Please refer to our privacy policy for contact information.

Comenta en el foro

¿Eres una mujer que ama demasiado?

Cómo reconocer una relación destructiva y separarte de una pareja que te hiere

Por

Levanta la cabeza y da el primer paso.

Levanta la cabeza y da el primer paso.

Steven Puetzer / Getty Images

Para muchas mujeres resulta fácil obsesionarse con el hombre equivocado. Es decir, tipos problemáticos, emocionalmente distantes, que no las respetan, llevan vidas desastrosas y son incapaces de amar. Esta conducta es lo que la terapeuta norteamericana Robin Norwood definió como “amar demasiado” en su libro Las mujeres que aman demasiado, uno de los manuales de autoayuda más populares de los últimos años.

Si amar es dar lo mejor de uno mismo sin perder de vista la propia identidad, “amar demasiado” sería darlo todo, sin límite ni condiciones. Intentando complacer siempre a la pareja a costa de renuncias y sacrificios, incluso aunque él no lo aprecie ni lo agradezca.

La diferencia entre amor sano e insano

Una relación de ese tipo tiene consecuencias desastrosas porque la mujer que la sufre acaba sintiéndose frustrada, resentida y confusa. Y además se siente avergonzada y culpable. Cree que si no funciona es por su culpa. Porque no es lo bastante buena o amorosa. Se convierte en víctima, se deprime y entra en un círculo vicioso, intentando salir de su tristeza y de su falta de autoestima por medio de la aprobación de su pareja. Un esfuerzo inútil, porque esa aprobación nunca llega.

Para reconocer una relación dañina, es importante tener claro lo que es un amor sano y enriquecedor: el que te permite crecer. El que compartes con una pareja que no te corta las alas, sino que te estimula para que emprendas proyectos, hagas nuevos amigos, cambies de trabajo, etc. Sin intentar cambiarte, manipularte, empequeñecerte y mucho menos humillarte. Alguien que confía en ti y sabe cómo dialogar para llegar a un entendimiento que os favorezca a los dos.

¿Estás implicada en una relación abusiva?

No es difícil saber si estás implicada en una relación destructiva. Lo estás si te hace daño y te genera cada vez más malestar. Si estás nerviosa, sufres de ansiedad o insomnio, lloras a menudo, estás enfadada y a la defensiva… y sin embargo, él te obsesiona y no puedes dejarle. Lo peor es que te sientes culpable y crees que tú eres la causante de tanto dolor, que estás haciendo algo mal y deberías cambiar para arreglar la relación. Pero la verdad es que lo único que estás haciendo mal es quedarte junto a una persona que te hace infeliz.

Así son las mujeres que “aman demasiado”

En su libro, Robin Norwood enumera una serie de rasgos que son comunes a las mujeres que padecen este problema. Eso significa que quienes reúnen la mayoría o todas de estas características tienen más probabilidades de establecer una relación abusiva y dolorosa:

· Provenir de un hogar disfuncional que no satisfizo las necesidades emocionales.

· Haber recibido poco afecto en la infancia, lo cual se trata de compensar en la madurez.

· Estar convencida de que puedes convertir a la pareja en una persona atenta y cariñosa, aunque esa misma tarea fue imposible con tus padres, que eran emocionalmente inaccesibles.

· Terror al abandono, lo que conduce a hacer cualquier cosa para evitar que la relación termine.

· Capacidad de esperar, aguantar y esforzarse en exceso creyendo que de ese modo las cosas cambiarán.

· Tendencia a aceptar toda o mucha parte de responsabilidad, culpa y reproches cuando algo va mal.

· Falta de amor propio, por estar convencida de no ser digna de recibir amor.

· Necesidad desesperada de controlar a la pareja, para compensar la inseguridad propia.

· Mostrar un alto nivel de tolerancia al dolor emocional y atracción por parejas que lo provocan, porque los hombres respetuosos y buenos te parecen aburridos.

· Ansias de resolver los problemas ajenos o de verse envuelta en situaciones intensas para evitar mirar de frente a los conflictos propios.

· Tener una tendencia genética a la adicción y la depresión.

Cómo salir de una relación dolorosa

Como afirma Norwood, las mujeres que “aman demasiado” suelen tener muchas dificultades para separarse de su pareja. Siempre, en lo más profundo de su corazón, están esperando que él cambie y se muestran convencidas de que ellas conseguirán que lo haga.

Para cortar, la mujer tiene que darse cuenta de que está atrapada en una posición de víctima y solo ella puede tomar el control y reconducir su vida hacia un estado de paz mental, respeto por sí misma y amor propio. Tiene que decidir que quiere ser feliz y convencerse que es perfectamente capaz de ser una persona autónoma y responsable de su propio bienestar.

Si te has reconocido como una mujer que “ama demasiado” y crees que ha llegado el momento de salir de ese infierno, necesitas de toda tu fuerza y determinación para lograrlo. Tal vez te parezca imposible al principio, pero esa fuerza crecerá a medida que des pequeños pasos que te conduzcan a retomar tu propio poder. Si no eres capaz de hacerlo tú sola, pide ayuda a familiares y amigos de confianza o a un profesional (psicólogo o terapeuta) que sin duda te ayudará.

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.